Ignaciomartinblog

Dilaciones no imputables e innecesariedad de aportar documentos que obren en poder de la Inspección

Dilaciones no imputables e innecesariedad de aportar documentos que obren en poder de la Inspección

CompartirShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookPrint this pageEmail this to someone

 

Después del descanso navideño me detengo en la interesante Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 1 de diciembre de 2014 dictada en los autos del recurso de casación 3815/2013 que confirma la interpretación realizada por la Audiencia Nacional respecto del cómputo de dilaciones no imputables a los contribuyentes inmersos en un proceso de inspección en relación con la innecesariedad de aportar documentos que ya hayan sido aportados ante la Inspección.

reloj-de-arena-02---vector_15-14511El supuesto de hecho analizado por la Sentencia se centra en la prescripción del derecho de la Administración tributaria para liquidar un tributo como consecuencia de haber extendido las actuaciones inspectoras por un plazo superior del legalmente previsto al computar como dilaciones que no pueden ser imputadas al contribuyente las referidas al retraso en aportar documentación que ya obraba en poder de la AEAT.

Así, y al hilo de lo expuesto, la cuestión nodular se centra en examinar la interpretación que debe darse al artículo 17 de la Ley 1/1998, de 26 de febrero, de derechos y garantías del contribuyente, (hoy recogida en el artículo 34.1.h) de la LGT) que establecía que “Los contribuyentes pueden rehusar la presentación de documentos que no resulten exigidos por la normativa aplicable al procedimiento de gestión tributaria de que se trate. Asimismo, tienen derecho a no aportar aquellos documentos ya presentados por ellos mismos y que se encuentren en poder de la Administración actuante”.

Pues bien, la Audiencia Nacional en la instancia destaca que “el hecho de “rehusar” parece implicar una declaración de voluntad dirigida a la Administración, a fin de que conozca que el obligado hace uso de la facultad que le confiere la norma, y que, a su vez, designe el lugar o el expediente en los que la Administración tiene a su disposición los documentos precisos en el marco de la actividad inspectora”. No obstante lo anterior, la Audiencia Nacional, con cita de la Sentencia del Tribunal Supremo de 20 de mayo de 2010, aclara que “no cabe conceptuar como dilación imputable al interesado la falta de aportación de una escritura pública de escisión que ya obraba en otra dependencia y en otro expediente distinto, aunque el interesado no hubiera expresado tal circunstancia”.

Dicho criterio, se ve confirmado por la Sentencia que comentamos, en la que nuestro Alto Tribunal señala en su fundamento jurídico tercero que “Como recuerda la Sala de instancia, no es carga del obligado tributario, cuyo incumplimiento pueda volverse en su contra hasta el punto de convertir en dilación la interrupción que no lo es, la de hacer saber a la Administración que la documentación que le reclama ya obra en su poder, máxime si, como es el caso, esa documentación fue presentada por el representante del Sr. Julio en un expediente conexo en el mismo día en que le fue reclamada. Recuérdese que conforme al artículo 17.1 de la Ley 1/1998 los administrados no están obligados a aportar documentos ya presentados por ellos mismos y que se encuentren en poder de la Administración [véase la  sentencia de 7 de marzo de 2013 (casación 3730/10, FJ 6º.2), en la que hemos afirmado que verdaderamente resulta absurda, superflua e irrelevante la petición de documentos que ya se poseen y, por tanto, innecesarios para el progreso de la comprobación]”.

En todo caso, recuérdese que la dicción actual del artículo 34.1.h) de la LGT precisa que el derecho a no presentar documentos que ya obren en poder de la Administración actuante opera “siempre que el obligado tributario indique el día y procedimiento en el que los presentó“. Por tanto, no será necesario hacer expresa mención del ejercicio del derecho a no volver a aportar documentos que ya se hallen en poder de la Inspección siempre que quede acreditado que la Administración actuante tiene conocimiento del día y procedimiento en el que los presentó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Menú